Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

No lo quieren entender

El semillero racinguista, protagonista una vez más de un logro futbolístico del primer campeón.
Liga Pampeana de Fútbol

Sí, es obvio que Racing Club se armó para tratar de estar en lo más alto. Para estar entre los mejores y tener posibilidades de ser campeón. Sí, también es obvio que ese objetivo está cumplido cuando todavía no se llegó a la mitad de la Liga.

Suele suceder, cuando charlás o te mensajeás con aquellos que están en este lindo ambiente para los pueblos y ciudades que es el fútbol nuestro de cada día, que hay opiniones encontradas: “¡Qué fácil ganar trayendo un plantel todo de afuera!... O sino ¡Así gana cualquiera!... Así es fácil”.

Nada de eso tiene veracidad, primero porque ganar un torneo es muy difícil para cualquier institución y segundo porque el máximo campeón no supera las 15 Ligas Pampeanas en lo que va de su historia. En ese camino, Racing Club acumula ocho en 92 ediciones que pasaron desde aquel título de 1926.

Observando los diferentes planteles, la mayoría cuenta con la mitad (o casi) de futbolistas foráneos que llegan a los clubes como refuerzos. El “albo” no es la excepción, pero su caso es similar al de casi todos.

El equipo de Edgardo Leguizamón pudo cosechar otro torneo corto, siendo el cuarto desde 2002 (cuando empezaron a jugarse). Como dato, los cuatro de la mano del “Tuco”. En 2014 fueron dos y sirvieron para ganar la Liga Pampeana, el Clausura que pasó para estar en la final y disputar el Regional Federal Amateur 2019 y el último, para luchar esta edición hasta el final y asegurarse un lugar en el Provincial.

Pero volvamos al principio. Si bien Racing Club tiene varios refuerzos que llegaron para eso, ser refuerzos, jugadores formados en la institución dieron que hablar en lo que va del año.

En el fondo, el arquero Sebastián Re tuvo minutos y cumplió de buena manera y Gaspar Macagno siempre está para dar una mano. En la defensa, Emiliano Otero fue la sensación con 17 años recién cumplidos y Renzo Frank se transformó en el capitán del ganador del Apertura. Para destacar también la constancia de un Denis Gridín que siempre suma.

Mauro Carrizo es otro de los chicos que están siempre ahí, en el mediocampo. Roberto Cobos no es de las inferiores, pero llegó en 2010 y apenas algunos torneos estuvo en otros clubes. Misma situación con Francisco Dany, desde hace varios años en El Primer Campeón.

Yendo al sector de ataque, aparece el pibe Isaías Similán que también pasó a ser una realidad. O el excelente momento que está atravesando Alan Caser Chaves, figura durante los últimos cuatro partidos.

Los mencionados son algunos de los nombres que siguen cumpliendo. A ellos hay que sumarles más juveniles que pudieron tener minutos en Primera a nivel nacional y que siendo adolescentes van por el buen camino.

No hay que irse muy lejos para comprobarlo: hace cinco días fueron titulares Renzo Frank, Emiliano Otero, Mauro Carrizo, Isaías Similán y Alan Caser Chaves. Una semana antes, de visitante con Sportivo Realicó, estuvieron en el once Frank, Otero, Carrizo, Francisco Dany y Caser Chaves. Son sólo ejemplos.

Basta del “trayendo un plantel completo, cualquiera gana la Liga” como anda sonando en el “rum rum” futbolero de La Pampa. Claro que una gran parte es foránea, porque se buscaron buenos futbolistas para intentar cumplir el objetivo. ¿Racing es el único que trajo de afuera? No, todos trajeron varios de afuera.

Por el semillero y los refuerzos, Racing se pudo coronar y disfrutar el clásico previo al comienzo del Clausura. Excelente el camino recorrido hasta hoy de castenses y refuerzos. No seamos necios, están todos los clubes en la misma. Y sino empiecen a repasar planteles actuales e históricos de la Liga, a ver qué opinan.

Liga Pampeana de Fútbol Primera división

Teclas de acceso